Eligiendo bandos


Tomamos bandos, porque nos enseñan desde pequeños. Tenemos que escoger un lado. Nos hablan de “bueno-malo” y de “justo-injusto”. Bueno es Bambi y malo el Cazador. Justo es Robin-Hood e injusto el Sheriff de Nothingham. Se nos enseña a empatizar con las víctimas, porque no todos podemos ser victimarios. Ese es un futuro apartado para la juventud de los poderes fácticos en el establishment. Se nos prepara para ser las víctimas que seremos en un futuro. Se nos enseña a ver a los victimarios en otras víctimas acarreadas al matadero. El Malo es aquel que será ejecutado; hacia Él hay que volcar nuestra ira.

No sabemos cómo procesar una novela, una película, una obra teatral en la que no hay buenos ni malos. Forzosamente, nuestra conciencia trata de buscar a El Bueno en la representación, para vitorear, para emocionarnos cuando este haga ver su suerte a El Malo. Si por requerimientos del guión, quien nosotros decidimos sea El Bueno, de repente es suprimido de la escena, nos traumamos, nos ofuscamos; no sabemos cómo tomar el acto. Literalmente, nuestra infancia se desmorona, nuestra educación se cae en pedazos.

Es 6 de julio. Cinco días han pasado desde las elecciones y México se encuentra más dividido que nunca. En buenos y malos. En torpes y listos. En justos e injustos. En verdes y amarillos. En vendidos y zombies. Y solamente hay un ganador en esta competencia eterna: aquél que se beneficia de la separación. Los romanos, hace muchos siglos, sembraron una famosa estrategia entre sus colonias: “divide et impera“. Divide y vencerás. A los mandamaces de nuestra nación no les conviene vernos unidos. Les asusta vernos en cooperación, ayudándonos, apoyándomos, manifestando nuestra colectivización.

Los políticos cambian de bandos constantemente. Están concientes de que ellos son los victimarios. Están concientes de los bandos no existen. ¿Por qué tenemos nosotros que elegir un bando? Sé, primero. Después Permanece. Eres un Sujeto de la historia, no te pierdas en el limbo de la estadística. No seas un número. No seas Bueno ni Malo.

Un mensaje dirigido a todo aquel que sienta odio en su corazón.

Giliath Luin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: